domingo, 8 de julio de 2018


Pingusio #04: "Veo, veo..."

Cuando Pingusio se posó sobre el enorme capó del extraño vehículo, constató, en la vibración de toda su estructura, que aquel seis cilindros estaba funcionando con cinco. No hizo más que mirar a sus ocupantes, que de inmediato se entabló una conversación bastante inusual. (Es obvio que piloto y copiloto permanecieron perplejos frente al pajarraco metálico que sin previo aviso aterrizó delante de sus narices).
-Hola... somos hermanos... Gregorio Pánfild y Torcuato Cocoliso... -El pájaro metálico no hizo más que fijar sus enormes ojos sobre las dos comadrejas, si así podía llamárseles, pero era más evidente la extrañeza de dos hermanos con distinto apellido, que la especie misma a la que correspondían.
-Pingusio.
-Viajamos hace un largo rato, y como verá, no tenemos capota, lo que nos acarrea distintos problemas... -Pingusio no sabía de qué hablaban, porque las temperaturas debían ser muy extremas como para que a Pingusio representen algún inconveniente.
-Primero, se nos recalienta la sesera, y después... nos da sed...
-¡Y divagamos largo y tendido! -Interrumpió el copiloto, el sentado a la izquierda. -Entonces vemos cosas que casi seguro no existan.
-Insolación, nos lo dijo un otorrinolaringólogo del barrio. Gualdemar Spitnik, ¿lo conoce?
 Pingusio permaneció en silencio. No sabía de que hablaban, no conocía a ese señor, ni menos eso de otoringo... ¡como sea!
-¿Sería tan amable de decirnos si pasando esta ladera, encontraremos un terreno escabroso, o si continuará el camino con la benevolencia que hasta el momento nos ha servido? -Pingusio mantuvo por un instante la mirada en el piloto, el sentado a la derecha, y comprendiendo velozmente de que le pedían un vuelo de reconocimiento, se despegó del espolón del convertible haciendo sonar la chapa al volver sobre su posición normal, sin el peso del pajarraco metálico.
Voló, echó un vistazo y como exhalación, estaba nuevamente sobre el auto, pero posándose cerca del radiador, adelante, donde la estructura era más sólida y de hecho no se hundió.
-Loma de 13 metros sobre el nivel del mar; pendiente moderada que en 76 metros alcanza punto mínimo a 7 metros sobre el nivel del mar; terreno algo arcilloso a esta altura, pero de fácil tránsito; montículos de piedras a la izquierda que no superan el metro diez de altura; vegetación rastrera y achaparrada; camino levemente sinuoso que a los 44 metros encuentra nueva protuberancia a 9 metros sobre el nivel del mar. -Las comadrejas (llamémoslas así), permanecieron en silencio. A marcha moderada llegaron a la cima de la pequeña colina, y constatados todos los datos a los que Pingusio hizo referencia, se dejaron llevar por la caída del terraplén y así siguieron, con un Pingusio revoloteando a unos tres o cuatro metros de altura, y detallando el relieve con tal exactitud que la comadreja copiloto (Gregorio), se durmió en un santiamén.
Así transcurrieron kilómetros que se hicieron horas, y en cada intercambio del volante para hacer frente a las horas de conducción, los hermanos intercambiaban diálogos absurdos, casi secretos como confesiones, y por momentos tan cómicos que parecían siniestros. Pingusio pensó: "El sol afecta la percepción de las comadrejas hermanas", y así lo anotó en una carpeta de su memoria donde recababa datos de comadrejas.
 Los datos, siempre precisos en exactitud fabulosa, eran entregados verbalmente a los viajeros por Pingusio, varios metros antes de atravesarlos con las cuatro ruedas.
 Pero algo comenzó a incomodar a los hermanos Pánfild-Cocoliso: ese delatar de paisajes que Pingusio les trasmitía aniquilando la sorpresa y el asombro. Los informes eran excesivamente detallados, hasta en la coloración de la flora y los insectos circundantes. A cada trepada en una colina, el panorama que se observaba parecía una postal ya conocida y completamente banal. El descontento pasó disimulado entre comentarios de insolados: "que tengo las maracas afinadas en sol; estoy sediento de ballenas cromadas; ¿cómo es que le comiste las pantuflas a mamá?; ¡tengo un frío de paquidermos!; ayer fui al invernáculo del tío y cantamos entre enjambres de bujías; siempre lloro antes de rayarme las pestañas contra los volcanes; ¡calláte, oligarca!; yo era fatalmente ruin, hasta que conocí la trigonometría; siempre instando a la masacre, siempre con rulitos rosa pendiendo del terruño... "etc., etc., hasta que en cierto momento Pingusio escuchó: "este pajarraco soplón me tiene saturado".
 Pingusio se puso muy triste, y comprendió que, lo que para él era diversión, para las comadrejas hermanas ahora era fastidio. Voló con poco impulso hacia la colina próxima, y la confusión que la desilusión le cuajó, le adentró en su parte mala, o sea, de malo, de ser malo.
 Volvió poco raudo del reconocimiento, y lentamente describió parte del paisaje. Una enorme frazada verde, con círculos naranjas yacía enganchada a un arbusto seco, a un lado del camino, y si bien sería la solución a la exposición al sol de las comadrejas, quedó en la garganta de Pingusio, que evitó comentarles sobre su hallazgo que tan bien les vendría a los viajeros.
-Pero estén atentos. -Repentinamente dejó escapar Pingusio. Los ojos de las comadrejas se agrandaron detrás de los lentes.
-He visto esconderse una enorme serpiente capaz de engullir este auto entero, o una roca grande. -Los hermanos no le quitaban los ojos de encima. Poco a poco disminuían la velocidad del vehículo a medida que se aproximaban a la cima de la colina.
-Podrán observar parte de su piel vieja a un costado del camino. -En efecto, la frazada quemó los ojos de los malagradecidos exploradores, pero antes de que les diera el tiempo para entrar en pánico, Pingusio les gritó a medida que se marchaba volando en sentido opuesto, a gran velocidad y ganado vertiginosamente altura:
-¡Me marcho porque no quiero que me ataque! ¡Es tan infalible como asesina, y nadie escapa una vez que ella desde su escondite le descubre!
 Las comadrejas, del terror que se les vino encima, comenzaron a tener repentinos movimientos de torpeza compulsiva: se bajaron de auto, volvieron a subir, se les apagó el motor, bajaron nuevamente y corrieron en cualquier sentido, volvieron al auto, una se metió en la cajuela y la otra abajo, entre los ejes, subieron y pusieron en marcha el motor, salieron disparados hacia un costado y quedaron trepados a una roca, se les apagó el motor nuevamente, y así continuaron, entre estampidas arbitrarias y movimientos sin sentido.
Pingusio echó un último vistazo al paisaje desde allí arriba, noto el recorrido absurdo y descontrolado de las comadrejas hermanas, entre nubes de polvo, volviendo sobre sus pasos para escapar y no perecer por la serpiente imaginaria que él les había hecho creer asechaba a un borde del camino.
 Aceleró el vuelo porque quería dejar atrás la triste decepción de haber sido un "pajarraco fastidioso", cuando con absoluto empeño detalló el camino a dos lunáticos viajeros que, aunque parezca irónico, le habían pedido lo hiciera. No volvió a mirar hacia atrás, y en un vuelo rasante eligió una piedra donde posarse y dejar en recarga sus baterías para el próximo vuelo. Recordó la frazada y pensó que para muchas criaturas les sería de gran ayuda a la hora de descansar como él ahora lo estaba haciendo.
No se preocupó por víbora alguna, porque Pingusio es una máquina, y quien se lo trague, seguro lo devuelva al instante. Y él, que ya había sido engullido en tres o cuatro ocasiones, pensaba sobre el hecho puntual de la ingesta: "es como que a uno lo inviten a conocer cómo es el otro por dentro, medio que sin protocolo y de forma abrupta, pero en el fondo, es un acto de bondad".
(Hay cosas que Pingusio aún no entiende muy bien).

RV 2018 


jueves, 5 de julio de 2018


Pingusio  #03: "¡Esa casa le queda muy chica!"

Un resplandor ganó la atención de Pingusio en pleno vuelo, y como había hecho pequeños intervalos entre planeo y planeo para mirar las estrellas durante la noche, decidió pasar en una volada para ver de qué se trataba aquello. Una serpiente de tamaño gigantesco, yacía enroscada en el suelo. Cerca de ella, una extraña construcción que asemejaba a la estructura de una catedral y un edificio con techos rojo, ambos, muy pequeños en relación con el ofidio.
 Pingusio describió un par de círculos y la serpiente le observó casi de inmediato. El brillo de sus enormes ojos le delató el motivo de aquel resplandor en la lejanía. Antes de posarse, Pingusio quiso corroborar de que no se tratase de un animal agresivo, por lo que permaneció revoloteando alrededor de la serpiente.
-¡He, amigo, venga a conocer mi palacio! -Le gritó la víbora mientras le seguía con la mirada, apenas moviendo la cabeza sobre su cuerpo arrollado. Pingusio se detuvo en el aire y en repetidas ocasiones enfocó las construcciones y a la serpiente.
-¡Sir Robert  Johnson! ¿Con quién tengo el gusto? -Pingusio no respondió, porque, ¿de qué servía saber el nombre de alguien que no se sabe cómo es? El animal permaneció en silencio un rato, pero inmediatamente dio a entender que estaba decidido a reiterar su oferta.
-¡Le invito a conocer mi palacio, seguro quedará deslumbrado por su formidable tesoro que hace honor a los oficios decorativos más sublimes que haya alguna vez admirado!
Pingusio conocía cosas de valor, con trabajos de gran calidad y asombrosa elaboración. No estaba dispuesto a adentrarse en un lugar desconocido donde, no cabía la menor duda, estaría solo, porque la víbora no entraba por ninguna abertura. ¡No!
-¡Escuche, -prosiguió, -no acostumbro a invitar a nadie a mi hogar si no me inspira confianza y bondad como usted!
Para Pingusio la cosa ahora estaba menos clara que al principio: él, Pingusio, podía transmitir confianza como lo puede hacer un ventilador o una cafetera, ahora, lo que se dice "bondad",  estaba en duda absoluta. No porque Pingusio no fuese bueno, que lo es, sino porque tiene menos expresividad que un paraguas, y no era de confiar alguien que le atribuía valores que difícilmente pudiese destacar.
-¿Qué sucede, acaso no se anima?
-¡Esa casa le queda muy chica! -Respondió Pingusio , dejando de lado de que se tratase de animarse o no a una visita, cosa que parecía más un desafío a una prueba macabra. La serpiente se mantuvo bamboleando su cabeza lentamente, era obvio que lo dicho por Pingusio no le había gustado nada. Pero notó Pingusio que la serpiente, en su cabeceo tonto, se agachaba lentamente, y cuando descubrió la verdadera intención de la víbora, ésta dio un fuerte salto que la lanzó como estampida. Pingusio la esquivó, y no sin arriesgar piruetas en picada, se mantuvo revoloteándole tan cerca, que por momentos la rozaba con la punta de las alas.
La víbora se desesperó, y la ira le forzó a movimientos de gran violencia con repentinos cambios de dirección siguiendo el vuelo vertiginoso del pájaro metálico. Cuando Pingusio notó que los corcoveos de su agresor se repetían sin lógica ni agilidad, y sus reacciones por momentos eran prácticamente opuestas hacia donde en realidad debía dirigir los ataques para logra efectividad, entonces decidió elevar la cota y dejar atrás a la serpiente verde. La observó cómo se retorcía groseramente enredada entre los pilares de la extraña construcción hueca, y así, en medio de una polvareda descontrolada, la dejó en la superficie del desierto hasta ser un borrón en la arena.
 Estaba convencido de que aquello era una trampa con forma de pajarera, o algo por el estilo, y que la víbora engañaba a sus víctimas con una invitación a un palacio imaginario. También estaba seguro que por allí no volvería a pasar y tenía bien marcadas las coordenadas en su mapa mental. No lo haría por temor a que la serpiente tuviese otro arrebato violento e intentase capturarlo, sino porque, estuvo a tan solo segundos de aceptar la oferta. Porque Pingusio es curioso y chusma como pocos, y de encontrarse nuevamente frente a aquella situación, estaría dentro del palacio, husmeando en cada habitación, admirando muebles, molduras, tapices y mármoles, hasta que, al final de un corredor y de frente a una enorme ventana, la incrédula serpiente le diría que estaba perdido y lo devoraría, sin percatarse que tragarse a Pingusio, sería como tragarse un candelabro.

RV 2018.


lunes, 25 de junio de 2018


Pingusio 02: "Las joyas de la abuela"

 Apenas se posó Pingusio en una roca, aquel personaje comenzó a hablar.
-Mi abuela Clitemnestra tenía hábitos extravagantes y bien pudo haber pasado por una persona de un intelecto tan refinado, que sería de suponer su marginación para adentrarse en un universo tan sofisticado y grotesco al mismo tiempo.
 Pingusio permaneció en silencio. El individuo que había dejado escapar aquellas confusas palabras, adentrado en la materia misma de la madera que lo contenía, se quedó estático. Parecía una foto.
-Un día, creyendo que los truenos de una tormenta que se acercaba eran las campanas que llamaban a misa, corrió desesperadamente a maquillarse y cuando volvió de la oscuridad de su habitación, notó los estigmas de Cristo pintados en sus manos y pies. Decidió peregrinar hacia no supimos nunca dónde y así la dejamos de ver.
 El hablante no alzaba los ojos, y se intuía su mirada a través de los párpados apuntando a un punto: allí donde el hilo de su caña de pescar desaparecía en un liquido extrañamente coloreado. Porque estaba pescando.
 Pingusio comprendió que el pescador comenzaría a hablar nuevamente, y ante el impulso de alzar vuelo, se frenó quedando estático como una rama seca.
-Una noche, esperando el vuelo de cientos de aviones como parte de los festejos de su ciudad, y donde la ceremonia consistía en encender velas y concentrarse en las plazas para que los pilotos y tripulantes se emocionen con las lucecitas que les saludaban, Clitemnestra decidió hacer una hoguera. -El tipo pareció mirar a Pingusio en un parpadeo relámpago para continuar en la misma posición. Continuó...
-A otros vecinos les pareció magistral la idea, y en breve, eran decenas, cientos y miles de fogatas danzando por toda la ciudad. Mi abuela se asustó; las autoridades también, y se puso en funcionamiento un operativo descomunal para apagar cada foco mediante camiones cisterna y de bomberos... mi abuela huyó a unas colinas cercanas y allí se refugió durante meses.
Ahora Pingusio quería saber algo más sobre aquella inquietante criatura, Clitemnestra, y sobre todo, cómo acabó después de tanta desventura.
-El fuego se desparramó descontroladamente, y se decretó la captura de Clitemnestra por daños potenciales a la ciudad. Vinieron a casa a buscarla y yo les dije que era una buena persona, y que seguro estaría meditando en alguna colina limítrofe. Fueron tras ella y después de una exhaustiva búsqueda, dieron con su paradero. Le dieron ocho años de prisión, pero en cuestión de trece días estaba absuelta: sus trabajos en macramé deslumbraron a las autoridades, y se propagó su oficio por muchos barrios y la gente aprendió a hacer macramé y fue el principal ingreso de esta fabulosa ciudad.
 Pingusio pegó velozmente una mirada alrededor, y no necesitó mucho para comprender que de fabuloso no había nada, y menos, una ciudad. Se dio cuenta de que era hora de partir, que aquel tipo nada más le aportaría que historias poco creíbles y para peor, le sacaba tiempo a su deseo de volar. Pero al impulso de su cuerpo metálico, aquel personaje extraño volvió a hablarle.
-Me llamo Sandalio. -Permaneció en silencio pero fijó sus ojos en Pingusio. Increíblemente, en ese momento se activaba un parpadeo de nuestro amigo viajero, y quedó como una actitud de respeto, de presentación y agradecimiento por lo expresado hasta el momento. De su abuela, Clitemnestra, no sabía si volvería a sentir hablar nuevamente, y más allá de lo inquietante que resultaba la supuesta concentración de Sandalio al pescar, más aún se volvía misterioso el motivo.
-Y aquí estoy... esperando sacar a flote un anillo que la abuela tiró dentro de esta marmita cuando decidió dedicarse a la extracción de esencias para perfumes. Se fue, y cuando se iba, me gritó: "¡Las joyas de la abuela descansan en ese recipiente, no las despiertes, no las agites, no las descubras!"
 Pingusio notó que algo se movió dentro de la marmita a la que aludía Sandalio, y vio con nitidez las ondas concéntricas expandirse y morir en el reflejo de las paredes del recipiente... Pero para ese entonces ya había tomado vuelo y su sombra escapó por detrás de la casita-mueble de Sandalio. Quizá no lo hubiese notado y creído que el pájaro metálico aún se encontraba allí escuchando, quizá nunca hubiese notado la presencia de Pingusio y solo hablaba a la nada...
 Pingusio continuó en línea recta, reconociendo montículos de piedras y zonas oscuras del terreno que en algún momento estuvieron alagadas. Pensó en Clitemnestra y sus actitudes, y en el extraño ordenamiento de las mismas en la narración de su nieto Sandalio. No podía ocupar parte de su memoria con datos tan desordenados y caprichosamente enredados, así que decidió eliminar estos recuerdos.  Pero ganando altura y turbando la vista con nubes rastreras, decidió quedarse con uno de ellos, el de las velas saludando desde el piso a los pilotos, y desde ese momento, cada vuelo nocturno sobre una ciudad donde las luces de las lámparas o los focos del alumbrado o los vehículos se apreciaban desde la altura, le fue difícil entenderlos como tales, y fue ganando poco a poco la idea de las velas, por más que era muy consciente de que eso era irreal. 

RV 2018




viernes, 15 de junio de 2018


Pingusio 01: "Pingusio deja la aldea".

 A medida que Pingusio ganaba altura, poco a poco los valles se fueron tragando los poblados, y la alfombra verde de los prados  quedó atrapada entre las rocas como si fuese trozos de musgo. Pingusio conocía el paisaje desde esa altura, pero notó algunos detalles que, si bien seguramente flotaban en su memoria, eran más cercanos al mundo de los sueños. Notó que los ríos tenían recorridos bastante más caprichosos que los naturales causes generados por un derrotero de sinuosidades sutiles, por momentos, y violentas, por otros.  Los bosques se esparcían de forma desordenada y en extensiones desparejas, y no eran tantos los árboles que preferían vivir en las orillas como aquellos que habían optado por colinas alejadas y cercanas a nubes rastreras que siempre se pasean obstinadamente oscureciendo sectores del paisaje. Para Pingusio volar era cosa de todos los días, pero este no era un vuelo común y corriente, como se dice. Esta vez Pingusio estaba decidido a hacer de sus peripecias exploradoras un viaje de búsqueda consigo mismo. Algo habitual en los seres vivos, y no se trataba de un camino a la madurez espiritual, porque Pingusio es de metal. Sí, por si algún despistado aún no lo ha notado, Pingusio es un ave-máquina. De hecho sus colores hasta ayer eran el turquesa y el cian, y probablemente no regrese de igual color como lo hemos visto partir (porque es seguro que regrese, nunca se pierde). Pero decía que Pingusio hacía una búsqueda hacia su interior para ordenar datos y archivos recabados durante sus tres años de vida y vuelos constantes. Lo de "encontrarse consigo mismo"  no corre con él, se conoce bien, y desde muy chico sabe su número de serie y modelo.
 Pasado un acantilado rocoso y salpicado de helechos, absolutamente ensombrecido porque allí la luz nunca llega, Pingusio constató el cambio de coloración en el suelo más arenoso, el aire más cálido y la aridez de de la vegetación que de forma achaparrada consentía reuniones de criaturas de todo tipo, en mayor o menor cantidad según el tamaño del árbol, y también de los individuos que por allí optaban de hacer su campamento.
 Pingusio pensó: "cuando era más chico, hace como un año atrás, estuve en uno de esas pequeñas comunidades improvisadas a unos kilómetros de aquí, más al norte. Recuerdo que comí dátiles para hacerme el campechano y después me los tuve que despegar con pedregullo de las tuberías de ventilación del filtro de aceite. Había comadrejas de colores envidiables, por más que nadie les ponía el ojo, y sí eran de admiración algunas serpientes tan brillosas que parecían de vidrio. Luego vino la partida de dados y la gresca generalizada que terminó disolviendo a los comensales y haciendo que los árboles buscasen otro lugar donde dar sombra. Yo me reí mucho, pero cuando la reyerta se puso pesada, decidí irme sin importar los motivos que llevaron a que todos, estando en armoniosa compañía, terminaran a trompada limpia cuando no hubo alguna pedrada fulera: esto me asustó, esto me obligó a irme, las pedradas descontroladas.
 Los pensamientos parecían ganar la atención de Pingusio, más alguna ráfaga de miradas que hacía al suelo cuando su propia sombra patinaba por el paisaje.
-Después... -Y allí quedó el pensamiento de Pingusio, porque no iba a inventar lo que no vio, y sabía que en sus tres años de vuelo había visto mucho, pero no tanto como para perder tiempo improvisando escenarios para sus personajes de memoria soluble y personalidades escurridizas. Así que viró algo a babor, y en un parpadeo de esos que cada 36 minutos mecánicamente hace, sintió el sol más de frente calentándole el costado de su esmaltado cuerpo metálico.

RV 2018